¿Me aceptas?…¡POR SUPUESTO! ¡TE QUIERO!

En una de mis últimas sesiones de coaching grupal, tuvimos un gran debate acerca del significado de la palabra ACEPTACION.

Yo, como coach, había introducido la distinción entre la palabra ACEPTACION y la palabra TOLERANCIA y ello provocó grandes discusiones, de índole político, religioso, social…Trabajo en un entorno donde se relacionan unas 50 nacionalidades, un entorno muy propicio para el tema.

Más tarde en casa, y a raíz de los comentarios que surgieron, me puse a analizar cual era mi relación de fondo con mis hijos, y en particular con el que tiene TDAH. Ya sabeis, estos niños que nos sacan de nuestras casillas en microsegundos, que a menudo proponen cosas o tienen ideas aparentemente disparatadas y sin sentido, que nos perturban nuestros horarios sin miramiento alguno, que no suelen escuchar y obedecer…y que defendemos a capa y espada porque son nuestros hijos, porque los queremos.

Por lo pronto, os diré que en la Real Academia de la Lengua Española, ACEPTAR es ‘aprobar, dar por bueno’, y TOLERAR es ‘permitir algo que no se tiene por lícito’. Así, como quien no quiere la cosa, os pediría que durante una semanita, os observarais e identificarais cuantas veces usais cada una de estas dos acepciones.

Y es importante que seamos conscientes de cuanto vivimos con estas dos palabras porque tienen connotaciones muy distintas. Cuando yo tolero, estoy siendo indulgente contigo, te hago un favor. Porque realmente considero que soy yo quien tiene razón y decido que voy a tolerar tu opinión o tu comportamiento. Y además, soy capaz de poner mis límites de tolerancia.

Pero la aceptación es harina de otro costal. Cuando yo te acepto, NO HAY LIMITES. Mis opiniones no están por encima de las tuyas, te identifico y reconozco como alguien distinto a mi, y puedo tener una relación contigo desde el respeto y la igualdad.

Si traslado esto al mundo del liderazgo, opino que cuanta más experiencia tenga y auto-liderazgo muestre una persona, más fácil le será vivir en el mundo de la aceptación.

Y nosotros, ¿los padres de niños con TDAH? ¿Que decidimos? ¿Vivir y establecer una relación de tolerancia o una de aceptación? Yo quiero vivir en la aceptación pero me cuesta y bastante. Y estos son los truquillos que he visto que me funcionan para pasar de la tolerancia a la aceptación en mis relaciones con las personas que amo.

El primero es pensar en ser flexible, para tener tiempo de distinguir lo que es importante de lo que no lo es. A veces, puedo reaccionar demasiado rápido, pero siendo flexible, reconozco donde tengo que invertir de verdad mis energías.

El segundo es practicar la paciencia (ver mi post https://florpedrola.wordpress.com/2012/12/27/bendita-paciencia/). Esta virtud permite identificar las diferencias con los unos y los otros, convivir con ellas y terminar aceptándolas.

La flexibilidad y la paciencia me han ayudado mucho: cuando yo me observaba en casa me dí cuenta que usaba mucho las dos palabras PERO solo de forma negativa!!! ‘Es inaceptable que no cumplas con lo que acabas de prometer’ y/o ‘en esta casa no se tolera el desorden’.

Y ese fue el revulsivo que me impulsó a cambiar.

La palabra ACEPTACION me parece maravillosa. Ultimamente me resulta hasta inspiradora. Me impulsa a moverme desde el mundo de las respuestas (y mira por donde, negativas en mi uso diario) al mundo de las preguntas (¿Qué le ocurrirá para reaccionar así? ¿Tan importante es esto para él? ¿Qué puedo hacer que le resulte de ayuda?) Y de repente, se abren posibilidades nuevas y caminos nuevos para él y para mí. Pero lo mejor de todo: siento cómo mi corazón se hincha y soy feliz.

Os animo a que empeceis a observaros y decidais lo que quereis hacer.

Y no nos olvidemos de algo muy importante: ¿cómo nos miramos a nosotros mismos? ¿Nos aceptamos? ¿Somos conscientes de todos nuestros recursos propios a nuestra disposición y nos movemos por el mundo con autenticidad?

Feliz fin de semana!!

Anuncios

Acerca de florpedrola

Desde joven he sentido un vivo interés por las personas. Disfruto con la compañía de la gente: desde siempre con mis mayores, que tanto me han enseñado; y actualmente explorando caminos con los demás. Caminos que den sentido a nuestras vidas, la de los otros descubriendo sus talentos y potencial, y la mía, como coach ejecutivo, como madre de un niño con Déficit de Atención e Hiperactividad, y como adulto con TDAH. He descubierto y podido comprobar que muchas herramientas de Liderazgo e Inteligencia Emocional pueden resultar muy útiles para la convivencia con personas con este trastorno y me gustaría compartir desde mi blog posibles adaptaciones de ‘tips’ a aplicaciones prácticas en el mundo de los TDAH’s.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s