Pero…¿que te ocurre? ESTOY ALEGRE

Queridos amigos,

Nos vamos acercando ya a la recta final del curso escolar…para mi, particularmente, un calvario. Es un periodo en el que se mezclan en mi cabeza y en mi corazón todo tipo de emociones, sentimientos y pensamientos. Me convierto en un carrusel emocional.

Y es que los que somos padres de niños con TDAH, sabemos que esta época de exámenes es particularmente dura, tanto para ellos como para nosotros. Para ellos porque se vuelven a enfrentar con la angustia de sentirse examinados, con la imperiosa necesidad de frenar el pánico que les produce el fracaso, con la incertidumbre sobre su futuro (verano, recuperaciones en Septiembre…)

Y para nosotros, por supuesto, también, por diversos motivos que no hace falta que señale, verdad?

¿Cómo podemos mantenernos estables emocionalmente ante esta situación? Esta vez se me ocurre que tiremos de la Alegría. Y os explico porqué:

La Alegría es una virtud, un valor, que nos dá alas. En nuestros momentos alegres, nuestra fuerza es más vital, nuestra inteligencia más sutil, y nuestra comprensión menos nublada. Nos sentimos más capacitados para enfrentarnos con lo que nos ocurre y para maniobrar en nuestra esfera de influencia.

La Alegría no es diversión. Esta tiene que ver con lo que sucede al exterior, mientras que aquella procede de nuestro interior. Nos reconocemos como personas alegres cuando hacemos lo que sabemos que es justo (¿sabemos identificar cuando nuestro hijo está alegre?).

Si uno mira en su interior y encuentra alegría, cualquier trabajo o tarea puede convertirse en una buena experiencia. La alegría es la sensación interna que nos hace capaces de remontar los momentos difíciles, aunque nos sintamos muy tristes. Esto es muy importante de analizar: cuando nuestros niños están alegres, probablemente es porque intuyen ‘que todo está bien’, pero no creo que sean capaces, de forma consciente, de definir que están alegres.

Sin embargo, nosotros los adultos, tenemos que decidir si queremos estar alegres y buscar bien en nuestro interior para que aflore este valor y nos ayude en nuestro día a día.

Vuelvo a remarcar (una vez más…) la importancia de ser modelos para nuestros hijos y esta vez por el siguiente motivo: sin alegría interior, todos nuestros sentimientos vienen determinados por lo que nos ocurre. Es decir, podríamos sentir que vamos dando tumbos, reflejados en el dolor y el placer de los demás y a merced de cuanto ocurra a nuestro alrededor. Sin alegría, cuando la diversión cesa, también cesa nuestra felicidad. Sin alegria, la tristeza se vuelve cada vez más profunda.

No por ser alegres dejan de sucedernos cosas, unas buenas y otras malas. Pero eso si, si somos de talante alegre, en lo profundo de nosotros mismos permaneceremos en calma, serenos. Cuando nos ocurren cosas buenas, estamos contentos y los sentimientos de felicidad duran más. Cuando nos hieren, naturalmente nos sentimos tristes. Si recurrimos a la fuerza interior de la Alegría, la tristeza no se hace cada vez más mayor. Simplemente viene y se desvanece.

Podría seguir teorizando sobre la alegría…pero como conclusión personal os diría que la Alegría es esencial para mí: no quiero que cuando me ocurra algo que me hace daño, me sienta tan triste que no pueda aprender algo de ello, porque me he quedado estancada en mis pensamientos negativos (quizás inteligentes (jajaja!)…pero negativos!!).

Si nos enfocamos en nuestros hijos, sería bueno quizás que reforzáramos esos momentos en los que los sentimos alegres, conversar con ellos y hacerles ver (de formas distintas según sus edades, por supuesto) cómo se muestran cuando están alegres (su corporalidad), que palabras usan para expresarse (y que las usen más…), y su poder para contagiar alegría a los demás. Esto puede ser una ligera ayuda en su evolución, una caricia en su auto-estima, unos momentos de comunión familiar.

Viva la ALEGRIA!

Anuncios

Acerca de florpedrola

Desde joven he sentido un vivo interés por las personas. Disfruto con la compañía de la gente: desde siempre con mis mayores, que tanto me han enseñado; y actualmente explorando caminos con los demás. Caminos que den sentido a nuestras vidas, la de los otros descubriendo sus talentos y potencial, y la mía, como coach ejecutivo, como madre de un niño con Déficit de Atención e Hiperactividad, y como adulto con TDAH. He descubierto y podido comprobar que muchas herramientas de Liderazgo e Inteligencia Emocional pueden resultar muy útiles para la convivencia con personas con este trastorno y me gustaría compartir desde mi blog posibles adaptaciones de ‘tips’ a aplicaciones prácticas en el mundo de los TDAH’s.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s