¿Más confianza? ¿Eres honrado?

No me gustaría crear demasiada polémica con el post de este mes, pero lo cierto es que le llevo dando vueltas al tema de la Honradez, como valor esencial que enseñar a nuestros hijos con TDAH (y a los que no padecen el trastorno también, claro, pero no es lo mismo…)

Ser honrado es ser digno de honra, es decir que se puede contar contigo. Si alguien te pide que hagas algo, y te pones a hacerlo (ay! ya empieza a doler este matiz, verdad? Cuantas veces les pedimos y que pocas se ponen a hacerlo…), lo vas a terminar lo mejor posible, aunque se haga muy cuesta arriba.

Las personas que practican la honradez son conocidas por su determinación, su formalidad y su veracidad. En otras palabras, cumplen con lo que dicen. Los demás sabrán que pueden confiar en ellas.

Tengo que confesar que muchas veces he pensado que los niños con TDAH no son honrados, porque no hacen lo que dicen. En la mayoría de los casos. Esta ha sido mi experiencia. Y me he visto convertirme poco a poco en una persona que dudaba, que vigilaba, que controlaba, y cada vez menos relajada. ¡Que angustia!

Para practicar la honradez, antes de adquirir un compromiso, tenemos que detenernos a pensar (¿detenerme?, ¿pensar? Pero si soy TDAH!!) para cerciorarnos de que es algo que queremos y podemos hacer. Seguiremos hacia delante porque es importante ser digno de la confianza de los demás.

¿Os suenan estas situaciones?

–          les pedimos el cambio cuando vuelven de hacer un recado y no se sabe donde ha ido a parar…

–          un familiar comparte un secreto y ellos no lo respetan, aún habiendo declarado que lo harán

–          prometen ayudar (si, ahora mismo, de verdad…) pero se distraen viendo la tele o leyendo un libro

Que complicado es hacerles ver que pueden decir ‘No me siento capaz y necesito que me lo vuelvas a explicar’ o ‘prefiero no hacerlo solo porque no me siento seguro de llegar hasta el final’, o ‘te importa recordármelo en 10 minutos, que habrán acabado los dibujos animados’. Complicado para ellos decírnoslo, complicado para nosotros recordar que no procesan igual nuestras peticiones y terminamos juzgándoles: ‘mentiroso, vago, incapaz…’

Y pasamos al estado de frustración, desánimo, exasperación…

Las neurociencias nos dicen que nuestro cerebro no está diseñado ni para mentir ni para engañar, pero que no soporta la incertidumbre. Es decir, que ante una situación que a los niños TDAH les provoca estrés o angustia (porque no entienden, no quieren o…), lo primero que contestarán es ‘SI, por supuesto’ porque para ellos es primordial quitarse esa sensación, y si además son impulsivos, son más rápidos todavía para contestar cualquier cosa…

Su prioridad es quitarse el estrés causado por la petición y huirán de ella como sea. No tienen tiempo de pensar que no son honrados, sino que han de escapar.

Para mi la honradez tiene que ver con la responsabilidad. En el mundo del coaching, decimos que tener responsabilidad es tener las habilidades necesarias para poder responder. Y nuestros hijos piensan en su fuero interno que no tienen las habilidades y por lo tanto evitan cualquier responsabilidad de una manera muy particular. Y su comportamiento huidizo es disfrazado por unas actitudes que se nos antojan poco sinceras, poco confiables.

Que podemos hacer? Yo creo que en este caso, no se trata tanto de hablar con ellos acerca de la honradez, que es buena, y es una virtud, un valor; sino de ayudarles a tomar conciencia de lo que está pasando por su cabeza en esos momentos (mediante relajación, un paseo, una charla…).

Recordemos que nuestros hijos TDAH’s viven exlusivamente el presente y no tienen INTENCION. Es decir van a verbalizar sin pensarlo lo que su circuito neuronal les ofrece como alternativa de escape. Por eso es bueno parar, esperar unos segundos, ofrecer tiempo al cerebro para que busque otras alternativas. Si no es así, SU verdad nos parecerá una mentira, y de las gordas. Y ya sabemos cómo podemos reaccionar nosotros…

Reconozco que este es un tema MUY delicado. Hablar acerca de ello no es sencillo pero como padres, tenemos que dar ejemplo y practicar delante de ellos. Por ejemplo, se me ocurre, si nos ofrecen un puesto nuevo, hagamos delante de ellos un análisis de los riesgos, las oportunidades y el proceso de deducción que nos permita decidir si lo cogemos o nó, y el compromiso que eso significa. Si nos piden un favor, enseñémosles como nos aseguramos que somos capaces de cumplir, revisando nuestras competencias y localizando gente que nos complemente si es necesario. Cuando tenemos conversaciones privadas con una persona, hacerles comprender la importancia de la discreción y lo importante que es para el otro respetar la intimidad.

Verán actitudes opuestas a las suyas. Escucharán palabras ‘raras’: decisión, compromiso, confianza, paz, tranquilidad, satisfacción y orgullo por el trabajo bien hecho…

Para eso estamos, para enseñarles a madurar como personas. ¿O no?

Anuncios

Acerca de florpedrola

Desde joven he sentido un vivo interés por las personas. Disfruto con la compañía de la gente: desde siempre con mis mayores, que tanto me han enseñado; y actualmente explorando caminos con los demás. Caminos que den sentido a nuestras vidas, la de los otros descubriendo sus talentos y potencial, y la mía, como coach ejecutivo, como madre de un niño con Déficit de Atención e Hiperactividad, y como adulto con TDAH. He descubierto y podido comprobar que muchas herramientas de Liderazgo e Inteligencia Emocional pueden resultar muy útiles para la convivencia con personas con este trastorno y me gustaría compartir desde mi blog posibles adaptaciones de ‘tips’ a aplicaciones prácticas en el mundo de los TDAH’s.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Más confianza? ¿Eres honrado?

  1. Jesús Sánchez dijo:

    Reconozco que, como padre, los incumplimientos de mi hijo TDAH son, con diferencia, lo que más me exaspera. Y, para complicarlo un poco más pienso: si yo, que conozco cómo es mi hijo, que soy sensible a su forma de ser, si soy su padre y le quiero y pongo paciencia extra, ¿qué pasará cuando incumpla frente a un extraño?
    En la otra cara de la moneda, ¡qué enorme satisfacción cuando ves que, en una imitación cien veces provocada, se para a valorar pros y contras de algún problemilla o situación que les planteas!!
    Carrera de fondo ¿no? Pues seamos y formemos corredores de fondo.

  2. florpedrola dijo:

    Hola Jesús! Te entiendo perfectamente!! Me gusta la imagen que me sugiere ‘corredores de fondo’. Gracias y feliz fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s