Me gustaría preguntarte…y conversar contigo.

Una de las artes más dificiles que tiene que practicar a diario un líder es conversar y hacer preguntas inteligentes a sus colaboradores. Y cuando digo inteligentes, me refiero a que estén pensadas con un fín, el de aportar valor al equipo, y de paso, ayuden a crecer ya sea profesionalmente o a nivel personal al destinatario o destinatarios de dichas preguntas.Es un arte que requiere paciencia, dedicación, disciplina y entrenamiento, mucho entrenamiento.

Hum! ¿Y cómo hacemos para conversar y preguntar cuando estamos con nuestros hijos con TDAH? ¡Ah! ¿Que no lo hacemos? ¿Todavía practicamos estilos coercitivos y/o exageradamente comprensivos con ellos? Estoy convencida de que el futuro del liderazgo no pasa por estos dos modelos. Mi estimación personal es que en una conversación, puede  haber de media un 10% de cada uno de estos dos estilos y un 80% de preguntas. Al menos esta ha de ser la tendencia según van creciendo nuestros niños, para ayudarles a madurar.

Considero que es muy aconsejable tener una comunicación muy fluída que nos haga sentir que estamos en la misma onda que nuestros hijos (vocabulario lo más similar posible, tonos de voz acordes….(a lo mejor con posiciones enfrentadas, bueno… eso resulta inevitable en la época de la adolescencia)) pero con paciencia, empatía, y muchísimo sentido del humor podemos ver si la conversación avanza o nó…y su desarrollo también!

El riesgo que corremos si esto no es así, es que asumamos contestaciones que no existen más que en nuestra cabeza. Los TDAH’s no suelen estar escuchando a menudo, y si encima no hablan, vamos a interpretar cualquiera de sus actos como contestación. Nosotros ya deberíamos haber aprendido que a lo mejor han olvidado cual era la pregunta. Pero ya están todos los ingredientes  necesarios para que nos enfademos y empecemos a enervarnos.

Tenemos que pensar en crear un contexto adecuado para disfrutar una conversación productiva: tener tiempo, estar relajado, no ruidos, no interrupciones, y con una duración determinada (mil veces mejor 3 charlas de 5 minutos que intentar retener la atención durante un cuarto de hora). Ya sé, ya sé, nuestra vida de locos no nos facilita los dichosos espacios, pero hagamos esfuerzos en crearlos, al menos una vez al día…

Algunas ideas para reflexionar antes de entrar en acción:

–          Antes de plantear nuestra pregunta a nuestros hijos, imaginemos que nos la preguntamos a nosotros mismos ¿Cómo suena? ¿Es suficientemente clara? ¿Qué tipo de contestación nos gustaría escuchar?

–          ¿Incluyo en mi batería de preguntas alguna que exija un compromiso (¡cuidado! Todo lo que huela a largo plazo favorecerá el riesgo de fracaso por la angustia que les produce), o le hago preguntas que le vayan ayudando a dar respuestas fáciles de entender, de ejecutar, de sensación de ‘esto lo puedo hacer’?

–          ¿Le pido su opinión? (aún si es una pregunta cuya contestación hemos decidido nosotros mismos de antemano, no hay que desperdiciar ninguna ocasión de hacerles verbalizar lo que tengan en el cuerpo. Esto calmará mucho el posible resentimiento que a veces aflora por ambas partes)

–          ¿Contrastamos con ellos hechos, experiencias pasadas? ¿Hacemos comparaciones? Ejercitemos su cerebro en la retención de datos (recordad, solo funcionará en un momento sin tensión, y nó cuando el tono de voz ya empieza a elevarse).

Albert Einstein decía que hay preguntas que son tan buenas, que no merecen una rápida respuesta. No pensemos que necesitamos una contestación a los dos microsegundos. Hagamos una indagación de si todo está bien comprendido y confiemos. Recordad que es mejor mantener un buen ambiente y regresar a la carga después de un rato, que obsesionarnos en solucionar algo… con el resultado inmediato de exasperarnos.

REGLA DE ORO: la calidad de las respuestas está directamente relacionada con la calidad de nuestras preguntas. Ellos necesitan ser estimulados para comunicarnos sus gustos, sus puntos de vista y sus necesidades. Primero tendremos que demostrar interés, generar confianza y luego conducir la conversación.

El interés es inherente, como padres que somos, pero ¿la confianza? ¿cómo hago para generar confianza? Pues lo más sencillo (y complicado de hacer, sobre todo para las madres, lo digo por experiencia propia…) es escuchar. Es decir, estar en silencio. No es productivo  avanzar saltando las etapas e imponiendo las conclusiones porque tenemos prisa, porque nos parece evidente, porque estamos hartos….

Hagamos una pregunta de calidad y esperemos. Escuchar aporta muchos datos (creo que soy un poco pesada, lo sé, pero es que es primordial darles espacio para que se expresen. Además estamos siendo modelos para ellos: tenemos una boca y dos oídos, es decir, deberíamos hablar la mitad de lo que escuchamos…¿lo hacemos?).

No olvidemos que no queremos perder nuestra visión. Hemos de pensar en cual será el foco a mantener en cada conversación. Y no despistarnos ni un ápice. Nuestros TDAH’s son expertos exploradores también. Exploradores de nuestros límites, y nos cogen el punto con extrema facilidad, a veces hasta inconscientemente. Asi que a riesgo de resultar machacones, preguntemos, esperemos en silencio y vayamos creando un estilo de comunicación que generará una confianza auténtica. Ella permitirá que sembremos nuestras enseñanzas, lo que de verdad nos importa.

Por último, os hago una sugerencia que puede funcionar muy bien, y no solo es de aplicación para nuestros hijos sino para nosotros mismos y todos a quienes queremos. Hay preguntas que yo califico de nutritivas porque nos alimentan a muchos niveles. Y hay una que ofrece resultados sorprendentes.

¿QUE HAS APRENDIDO HOY?

Esta es una pregunta que resulta ser un hábito muy positivo. La respuesta puede estar relacionada con algo insignificante, no importa. ¿Es algo nuevo? Pues te vale. Pero esto no es todo!!! Escríbelo. Haz un registro de lo que aprendes día a día. Y míralo de vez en cuando. Una vez al mes, una vez al trimestre. Lo que tú quieras… Escribe y guárdalo como un tesoro.

Ya me contareis lo que observais!!!

Manos a la obra!

Anuncios

Acerca de florpedrola

Desde joven he sentido un vivo interés por las personas. Disfruto con la compañía de la gente: desde siempre con mis mayores, que tanto me han enseñado; y actualmente explorando caminos con los demás. Caminos que den sentido a nuestras vidas, la de los otros descubriendo sus talentos y potencial, y la mía, como coach ejecutivo, como madre de un niño con Déficit de Atención e Hiperactividad, y como adulto con TDAH. He descubierto y podido comprobar que muchas herramientas de Liderazgo e Inteligencia Emocional pueden resultar muy útiles para la convivencia con personas con este trastorno y me gustaría compartir desde mi blog posibles adaptaciones de ‘tips’ a aplicaciones prácticas en el mundo de los TDAH’s.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Me gustaría preguntarte…y conversar contigo.

  1. ¿QUE HAS APRENDIDO HOY?

    Esta es una pregunta que resulta ser un hábito muy positivo. La respuesta puede estar relacionada con algo insignificante, no importa. ¿Es algo nuevo? Pues te vale. Pero esto no es todo!!! Escríbelo. Haz un registro de lo que aprendes día a día. Y míralo de vez en cuando. Una vez al mes, una vez al trimestre. Lo que tú quieras… Escribe y guárdalo como un tesoro.

    Ya me contareis lo que observais!!!

    Manos a la obra!

    Me encanta la idea! Trataré de ponerla en práctica! Es una pregunta simple, directa…
    Acabo de descubrir tu blog. Yo tengo tres hijos adolescentes, los tres con problemas educativos, dos son disléxicos y al mediano (15 años) le acaban de diagnosticar un TDA (Sin H, no hay en su caso hiperatividad, cosa que ha retrasado su disgnóstico por que no era “evidente” su problema). He enlazado tu página a mi blog. Espero que no te importe y gracias por compartir estas cosas con nosotros. Cuesta dejar comentarios, pero estoy convencida que muchos que te leemos no nos quedamos indiferentes. Saludos

    • florpedrola dijo:

      Hola! Gracias por comentar en el blog. Efectivamente, este resulta ser un tema doloroso de afrontar y de compartir. Me alegra que te puedan servir mis reflexiones. Le acabo de echar un vistazo a tu blog. Sigue así, creo que entre todos, podremos inspirar y motivar a otros. No he visto mi enlace, pero por supuesto que no me importará que lo hagas. al contrario. Un abrazo y feliz fin de semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s